traductor

Breus

¿Cuál es la aspiración de la poesía? Hacerse voz. (Ana Calvo Revilla)

dilluns, 24 de novembre de 2014

Article 190) CARLOS BARRAL; EL VIGÍA DEL MAR DE CALAFELL

Foto procedent de: http://www.elpuntavui.cat/calafell/mes/5-cultura.html
Porque conocia el nombre de los peces, porque conocía todos los nombres; de los peces, de los vientos, de los dioses, de los mares, de los poetas, y de los escritores que en el mundo serían, porque, amaba extraordinariamente la palabra, el vigía del mar de Calafell, CARLOS BARRAL, oteaba el horizonte literario igual que oteaba el mar desde su balcón acristalado.

Creo que todos nos hemos preguntado, más de una vez, porqué, Calafell, no homenajea más y más a menudo, a CARLOS BARRAL?, porqué?, con su calidad literaria, con el tiempo que llegó a vivir en Calafell -¡la mayor parte de su vida-, porqué?, si calafell era para él como el eje, del qual no se apartaba nunca ni dermasiado ni demasiado tiempo, y al cual atraía como infalible imán a todos aquellos que vivían por, para, y de la palabra?, porqué pues, parece levitar sobre la población, sin que ésta se decida a. rendirle un homenaje permanente, mítico i rotundo, a la medida de su proyección internacional?

La respuesta es en verdad sencilla; se homenajea a los ausentes definitivos, a los lejanos, a los que han dejado de estar. Y el milagro, es que CARLOS BARRAL, no se fue, no se marchó con la muerte, Quizá, Calafell, cree que se ausentó un tiempo para buscar escritores, nuevas promesas para la literatura universal, o quizá, está en alta mar, ensayando un viejo tridente, regalo de Poseidón (tenía tantos amigos!, que a nadie extrañaría que Poseidón fuese uno de ellos).

Poco a poco, lentamente, desaparecerán los últimos que le conocieron, y los que vengan después lo sentiran ya como definitivo ausente, como lejano, y tendrán clara concienciencia de su total desaparición,  Entonces, sí, entonces comenzaran los grandes, solemnes, honores.

Hoy, el recuerdo es aún entrañable, palpitante, vivo, Cuando se habla hoy de CARLOS BARRAL, en Calafell, se habla de alguien demasiado próximo para fosilizarlo en grandes homenajes, eso será más tarde, ahora, su sombra aún se pasea, divertida, mezclada entre todos nosotros.


Pájaros para Yvonne

Carlos Barral

Tu cuerpo en qué alegría de revuelo,
que inmediación de trinos, ¡oh agitada
pasión de ti, de tórtola inspirada,
de azul y pluma en claro azul! (Uccello)

Pájaro. Sal. Escribe por el suelo
el gozo de tu jaula enamorada.
Sea risueña alcándara la espada
de gavilán blandida para el duelo.

Yo, tu fronda apartada. Permanente
árbol donde resuena tu destino,
leeré tu trayectoria. Se adivina

tan bien lo que se espera... Del camino
oblicuo, qué te importa, ¡oh diferente
mirlo de luz si vienes a la encina!

(Alcalá, n° 20, 1952)

Más poemas de Carlos Barral en: http://amediavoz.com/barral.htm

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ciertamente, a Barral lo sentimos próximo, yo misma compartí comentario con Carlos Barral en un tarjetón de exposición de pinturas, de un pintor de Barcelona, que exponía, todos los veranos en Calafell, al lado mismo de su casa, este folleto es de los años 1988-1989, y me parece ayer: